Nuestro compromiso con la salvaguardia

¿QUÉ ES LA SALVAGUARDIA EN OXFAM?

Mantener la seguridad de las personas con las que trabajamos en nuestros programas y de nuestro personal es una parte esencial de la misión de Oxfam en América Latina y el Caribe (LAC). Para lograrlo, en los últimos años hemos venido realizando cambios profundos e la manera como abordamos la protección y la salvaguardia. Sin embargo, reconocemos que es un proceso de continuo trabajo y aprendizaje, por lo que nos comprometemos a continuar ese camino para hacer de Oxfam un lugar seguro para todos, todas y todes.  La salvaguardia en Oxfam es un conjunto de procedimientos, medidas y prácticas para prevenir que nuestro personal, así como las organizaciones socias y su personal asociado cause daño, use su poder negativamente y/o exponga a otras personas a la explotación o el abuso en todos los lugares donde Oxfam opera. En Oxfam, nos centramos en la explotación sexual, el abuso sexual, el acoso sexual (SEAH) y el abuso infantil.  Para ello:

  • Escuchamos a las personas afectadas
  • Respondemos con sensibilidad y seguridad cuando se producen o se denuncian daños
  • Aprendemos de cada caso para hacerlo cada vez mejor. 

LA SALVAGUARDIA Y NUESTROS PRINCIPIOS FEMINISTAS

Los imaginarios y las prácticas hegemónicas vinculadas a la categoría de género impactan la forma en que las personas pueden acceder a sus derechos sociales, económicos, culturales y a su participación política. Es un compromiso organizacional, desde nuestros principios feministas, velar por crear condiciones seguras y equitativas para la participación de niñas, mujeres, jóvenes, personas con capacidades diversas, orígenes étnicos múltiples (mujeres campesinas, indígenas y afro) y con orientaciones sexuales e identidades de género no hegemónicas, generando condiciones que reduzcan los riesgos de abuso, explotación y acoso sexual (SEAH). El objetivo de la salvaguardia es, precisamente, que las personas que entran en contacto con Oxfam lo hagan en espacios seguros, donde puedan acceder a la ayuda humanitaria, programas de desarrollo y medios de vida que necesitan.

En términos prácticos y teóricos, la salvaguardia es un puente clave entre el cumplimiento de estándares internacionales para una operación sin daño y la aplicación de nuestros principios feministas para la eliminación de las violencias, la redistribución del poder y la participación equitativa en los programas y operaciones Oxfam.

 

¡TU VOZ CUENTA!                              

Si has escuchado, presenciado o enfrentado alguna situación de violencia, acoso o abuso en donde tu u otra persona se haya sentido ofendidas, intimidadas, humilladas o agredidas por parte del personal Oxfam o de sus organizaciones socias o aliadas, sabemos que pasas por un momento difícil y queremos recordarte que estamos para escucharte y acompañarte.  Todas las quejas serán manejadas con estricta confidencialidad y según nuestros protocolos de gestión de quejas.

La protección abarca la explotación sexual, el abuso sexual, el acoso sexual y cualquier forma de abuso o explotación infantil.  Puedes elevar tu situación utilizando las siguientes opciones:

  • buzon.etico@oxfam.orgEste correo es recibido por la responsable de salvaguardia de Oxfam Intermon para atender situaciones de El salvador, Honduras, Guatemala, Perú y Bolivia.
  • Formulario en línea – Este formulario es dirigido automáticamente a las personas responsables del manejo de casos de salvaguardia que son reportados en México, El Salvador, Honduras, Guatemala, Haití, Cuba, República Dominicana, Colombia, Perú, Bolivia y Brasil.

 

CONOCE LAS POLÍTICAS DE SALVAGUARDIA DE OXFAM

Políticas de One Oxfam y códigos de conducta.

 

 

EXPLORA LAS SECCIONES SIGUIENTES PARA VER LO QUE ESTAMOS HACIENDO DE MANERA DIFERENTE

  • Creamos un enfoque más centrado en la persona superviviente

Garantizar que las personas supervivientes puedan denunciar los abusos de poder con seguridad -y que reciban el apoyo que necesitan- es primordial. Queremos que las personas supervivientes sigan presentando sus reportes y sabemos que esto puede ser doloroso y retador. Nos hemos esforzado por hacer el proceso más accesible y por centrarnos en sus necesidades.

Por ejemplo, Oxfam cuenta con especialistas en salvaguardia que proveen gestión de casos especializada para reportes de acoso, abuso y explotación sexual.  También contamos con al menos dos puntos focales de salvaguardia en cada país donde Oxfam trabaja en LAC.

Hemos establecido procedimientos claros para garantizar un enfoque más coherente y centrado en las personas supervivientes a la hora de responder a los casos, desmitificando el proceso de denuncia y generando confianza. Estos procedimientos también incluyen hacer todo lo posible para proteger la confidencialidad y la seguridad de las personas supervivientes y las denunciantes, así como proporcionar apoyo para la atención médica, psiquiátrica, psicológica, sanitaria, social, de protección, legal, entre otras.

  • Desarrollamos programas más seguros y trabajar en colaboración con las comunidades

Hemos mejorado la comprensión y gestión de los riesgos que plantea nuestro trabajo para garantizar que todas las personas puedan participar de manera equitativa y segura en nuestros programas humanitarios, de desarrollo e influencia en LAC.  LAC cuenta con una guía para el desarrollo de mecanismos comunitarios de retroalimentación y queja que incluyen los principios de salvaguardia. Esta herramienta es usada por los países latinoamericanos con presencia de Oxfam y sus organizaciones socias.  Países como Perú, el Salvador y Cuba han realizado ejercicios de verificación y sistematización de estos mecanismos.

A pesar de los progresos realizados, hemos identificado lagunas en nuestra comprensión que debemos seguir abordando de forma proactiva. Durante el último año, Oxfam ha llevado a cabo una investigación en tres países (Ghana, Irak y Myanmar) para profundizar en nuestra comprensión de los problemas comunes y las barreras que dificultan e impiden reconocer, denunciar y gestionar los casos de salvaguardia. Esto nos ha ayudado a entender cómo podemos mejorar nuestro enfoque para mantener a las personas seguras.

  • Nos adaptamos al COVID-19

La pandemia del COVID-19 ha hecho necesaria una revisión urgente de nuestros planes actuales. Los riesgos relacionados con la explotación y los abusos sexuales se han incrementado ante el estrés, el miedo, la incertidumbre económica y los entornos caóticos. Al mismo tiempo, también han aumentado las barreras para la denuncia y los desafíos. Oxfam está actuando rápidamente para adaptarse a este nuevo contexto. En respuesta a las restricciones de COVID-19, hemos creado herramientas de formación en línea sobre salvaguardia para garantizar que aquellas personas que trabajan con nosotras, como voluntarias y que hacen parte de las organizaciones socias reciban apoyo y formación eficaces durante este periodo.

  • Pensar de manera global, regional y trabajar con otras personas

Oxfam ha establecido un Servicio Compartido de Salvaguarda Global con todas las oficinas afiliadas de Oxfam que pone en contacto a especialistas en salvaguardia de toda la confederación. La Asesora Regional de Salvaguardia de LAC es miembro activo de este servicio compartido.  

Oxfam ha introducido un nuevo sistema de registro electrónico para todos los casos. Esta base de datos centralizada y segura es utilizada por todos los afiliados de Oxfam para construir información y pruebas de posibles delitos. También estamos trabajando juntos para garantizar que todas las personas sigan los mismos procedimientos. Nuestras políticas de denuncia de posibles delitos a la policía y a las autoridades locales son más claras y se han desarrollado con la orientación de personas supervivientes.

Estamos trabajando con el sector humanitario y de desarrollo para evitar que las personas agresoras pasen sin control a otras funciones y organizaciones. Oxfam está liderando el trabajo con otras agencias para compartir mejor la información sobre perpetradores de SEAH. Asimismo, en LAC participamos en redes de aprendizaje y construcción de conocimientos para promover reflexiones que pongan en el mapa la visión y el contexto latinoamericano de salvaguardia. Esto nos ha permitido construir un marco estratégico regional que organiza nuestros esfuerzos de salvaguardia de manera homogénea en la región.

  • Contratación segura, transformación de nuestra cultura y vivencia de nuestros valores

No basta con abordar los abusos y la explotación en nuestros programas. Debemos vivir nuestros valores en toda la organización examinando nuestras propias actitudes y comportamientos y cambiando las estructuras de poder para evitar el abuso que suele estar en el centro de los casos de explotación, acoso y abuso sexual.

Como parte de nuestro compromiso de mejorar nuestra cultura y garantizar que todo el personal entienda y comparta nuestros valores, nuestros procesos de contratación y entrevistas incluyen preguntas obligatorias sobre valores, salvaguardia y principios feministas. También hemos aumentado la concienciación y la comprensión entre el personal sobre cómo desafiar los comportamientos negativos y la mala conducta, incluidos los problemas de intimidación y acoso.

La formación en materia de protección es obligatoria para el personal de Oxfam en todo el mundo, y todas las personas empleadas, voluntarias, organizaciones socias y proveedoras firman un código de conducta cuando empiezan a trabajar con nosotras.

Estamos comprometidas con la transparencia y seguiremos informando regularmente sobre nuestros progresos. Oxfam produce reportes semestrales sobre sus avances en su compromiso con la salvaguardia. Nos comprometemos a compartir la información de forma abierta, garantizando que la reputación pública nunca se anteponga a la seguridad de las personas con quienes venimos construyendo nuestros procesos.