Diversidad: reivindicar y defender

La imposición de los sistemas de opresión se concentra en una fórmula conocida: humano, hombre, blanco, burgués, cisgénero, moderno y heterosexual. Diversidad es entonces todo lo que no queda incluido dentro de esta norma. 

  

La riqueza de la diversidad radica justamente en el cuestionamiento que su existencia genera a los estándares de vida construidos por este sistema. Ser disidente, desde el punto de vista que se analice, se aleja entonces de buscar el reconocimiento dentro de las instituciones y normas de los sistemas patriarcales, capitalistas, racistas y antropocéntricos. De allí su potencial transformador para la sociedad oprimida. 

  

En ese sentido la heterosexualidad y lo cisgénero son normas obligatorias del patriarcado que pasan por la identidad, pero puede cuestionar el régimen político en general al reivindicar otras formas de construir el afecto y el género, otras bases relacionales que trasladan la centralidad del poder de los hombres y del capital para dar prioridad a las redes vinculares diversas 

  

Las agendas que están contra la heterosexualidad obligatoria y la identidad binaria del género, se han visto fuertemente golpeadas en Latinoamérica y el Caribe (LAC) por la captura del Estado por parte de los fundamentalismos políticos y religiosos. La defensa de la diversidad sexual y de género son de los factores principales que están fomentando al auge reciente de los fundamentalismos religiosos al levantar una alerta ante los logros que en materia de derechos humanos han alcanzado las diversidades sexuales y de género. 

 

Ante el regreso en LAC de gobiernos derechistas y ultraconservadores, el peligro para la dignidad de la vida diversa y disidente está aumentando. Algunos países de Latinoamerica y El Caribe por ejemplo, siguen negando la legalidad del matrimonio igualitario y del cambio de marcadores de género en los documentos de identidad. Según datos de la CIDH, el 80% de las mujeres trans latinoamericanas mueren antes de los 35 años. Los asesinatos de miembros de las personas LGBTIQ+ son la dimensión más sangrienta de esta forma de violencia. En promedio, alrededor de 20 personas LGBTIQ+ son asesinadas cada mes*. A la vez, la región sostiene los índices más altos del mundo de asesinatos a personas trans, encabezados por Honduras, El Salvador y Brasil**.  Las víctimas mayoritariamente son personas migrantes, desplazadas, racializadas, y trabajadoras sexuales, evidenciando como la violencia sistémica vulnera a las personas con desventajas estructurales basadas en ordenes patriarcales, coloniales y racistas. 

 

A raíz de esto se han vivido oleadas de desprestigio institucional contra las disidencias, como la campaña contra la ideología de género que hace unos años vivieron algunos países del sur del continente, convirtiéndose en un obstáculo para avanzar en "la promoción de representaciones positivas de las personas LGBTI y la información sobre la identidad y los derechos sexuales” *** 

 

Y es que, aunque ha habido algunas victorias legales para los derechos de la diversidad sexual y de género, como el reconocimiento de la unión igualitaria en 8 países latinoamericanos, la libertad e integridad de la diversidad siempre está en riesgo ante la complicidad de agentes estatales y poderes económicos. Todo ello deriva en obstáculos para el empleo, la educación, la participación política, el acceso a oportunidades económicas e incluso el acceso a servicios institucionales públicos.  

 

Son los mismos sistemas del orden patriarcal que construyen una hegemonía heterosexual y cisgénero, donde las disidencias son empujadas al margen de la sociedad viviendo los efectos de la discriminación y violencia en distintas esferas; desde la exclusión laboral, falta de acceso a salud, criminalización, desplazamiento forzado, hasta crímenes de odio y asesinatos.   

 

En una entrevista para DW, Clifton Cortez, asesor global del Banco Mundial explicó que la pobreza está sobre representada en la comunidad LGTBIQ+ en Latinoamerica y el El Caribe. Además la deserción escolar en la región también tiene altos índices para este grupo. Un círculo de exclusiones, basadas entre otros asuntos en normas y creencias sociales, que hacen de LAC la región más desigual del mundo. Sin mencionar que la situación para estas personas que habitan en la ruralidad, lejos de la institucionalidad centrada en zonas urbanas, es aún más grave.  

 

Todo ello refuerza la potencialidad de las reivindicaciones que se imbrican y que asumen una amplia agenda de derechos por la igualdad.  

 

Por todo lo anterior, en el marco de celebración del Día del Orgullo alrededor del mundo encontramos una dicotomía entre celebrar la creciente visibilidad de las disidencias sexuales y de género junto con un alza en la violencia que encara esta visibilidad.   

 

Sin embargo, también hay cosas por celebrar: el pasado 24 de junio se aprobó la Ley del Cupo Laboral Trans-Travesti en Argentina, sentando un precedente histórico para la plena inclusión de personas trans en el ámbito laboral que busca reducir la desigualdad estructural para esta población. En las últimas semanas, se sumaron dos estados más en México en aprobar el matrimonio igualitario y este marco del del Día del Orgullo se celebra un año de la ley de identidad trans y de matrimonio igualitario en Costa Rica. 
 
Adicional a los importantes cambios en legislación que poco a poco se han logrado en la región, los logros más significativos son los de los cambios en las normas sociales. Cada vez es más frecuente ver a personas no binarias, queer, gays, intersex, lesbianas, trans, bisexuales y pansexuales abiertamente ocupando puestos públicos y en representaciones mediáticas. Progresivamente se han ido fortaleciendo los movimientos de sociedad civil y las comunidades, encontrando apoyo y solidaridad en más sectores conforme cambian los imaginarios sociales.  

 

La esperanza se encuentra y se seguirá construyendo en las comunidades que, con resiliencia, continúan cuestionando los órdenes binarios, coloniales y patriarcales para crear sociedades libres de violencia y discriminación para todas, todos y todes.  

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 
*https://sinviolencia.lgbt/2019/08/05/el_prejuicio_no_conoce_fronteras/ 

** https://transrespect.org/en/map/trans-murder-monitoring/?submap=tmm_rela...

*** https://www-cdn.oxfam.org/s3fs-public/file_attachments/story/sexual_dive...