En el punto de mira

Evaluación crítica del cumplimiento de los compromisos de sostenibilidad de las grandes empresas de alimentación y bebidas

Autora / Autor: 
Oxfam
Fecha de publicación: 
Jueves, 25 Marzo, 2021

La pandemia de coronavirus está agravando la desigualdad y ha hecho aún más visibles las vulnerabilidades del sistema alimentario. En 2020, más de 270 millones de personas se vieron en situación de inseguridad alimentaria grave, lo cual supone un incremento del 82 % con respecto a antes de la pandemia. Las personas que cultivan y producen los alimentos que consumimos apenas reciben un pequeño porcentaje del valor del producto y, sin embargo, los ingresos de las empresas de alimentación y bebidas no dejan de aumentar a un ritmo vertiginoso. El sistema alimentario mundial es complejo, y presenta problemáticas con múltiples dimensiones. No obstante, tanto las principales empresas de alimentación y bebidas y agronegocios del mundo como sus proveedores y clientes tienen una enorme influencia en cómo se distribuye el valor, así como el poder necesario para abordar las principales problemáticas del sistema alimentario.

 

Los arraigados problemas de nuestro sistema alimentario y el continuo incremento de los precios de los alimentos son la razón de que, hace ocho años, Oxfam decidiese explorar cómo se podría cambiar la manera de hacer negocios de las principales empresas de alimentación y bebidas del mundo. Entre febrero de 2013 y abril de 2016, a través de la campaña Tras la Marca, instamos a las diez mayores empresas de alimentación y bebidas del mundo a fortalecer sus políticas de suministro desde el punto de vista social y medioambiental. Fruto de esta campaña, las empresas asumieron importantes compromisos en materia de empoderamiento de las mujeres, derechos sobre la tierra y cambio climático.2 Mars, Mondelez y Nestlé se comprometieron a abordar la desigualdad de género en sus cadenas de suministro de cacao. Coca-Cola Company, PepsiCo y otras empresas manifestaron su voluntad de no permitir los acaparamientos de tierras en sus cadenas de suministro. General Mills y Kellogg Company se comprometieron a luchar contra el cambio climático, estableciendo objetivos con base científica para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, y eliminando la deforestación de sus cadenas de suministro.