Nuestro trabajo

Grupo de mujeres en Guatemala que esperan su turno para recibir transferencia de dinero.

América Latina y el Caribe es la región más desigual del mundo. Aquí una pequeña élite concentra la mayor porción de ingresos y una gran cantidad de personas pobres reciben la menor parte. En la región aún permanecen retos importantes que se deben afrontar poniendo en el centro la desigualdad, que representa un obstáculo crucial para lograr un cambio estructural, el desarrollo sostenible y la garantía de derechos.

Enfrentar la desigualdad significa garantizar los derechos de muchos reduciendo los privilegios de unos pocos.

A pesar de que han habido importantes avances económicos y sociales en los países latinoamericanos durante los primeros años de este siglo, los pobres seguirán siendo pobres si la desigualdad, la exclusión social y la vulnerabilidad siguen existiendo. A ello se suma el cambio climático, el aumento de los fenómenos naturales, las migraciones, la mala gobernanza y las crisis humanitarias que también sacuden la estabilidad de la región.

En Oxfam, creemos que la extrema desigualdad y los privilegios de las élites, amparados en los altos niveles de impunidad con que operan las instituciones estatales, pero también la impunidad social que fomenta la indiferencia y la normalización de la violencia, son las principales limitaciones a las posibilidades de seguir luchando contra la pobreza y desigualdad. Pensamos que las élites capturan los medios políticos y económicos, así como las creencias y comportamientos de la ciudadanía con que se podrían lograr cambios más positivos.

Creemos que el espacio de la sociedad civil es clave para enfrentar esta disyuntiva en la región. Por eso hablamos de ciudadanía activa como el medio para enfrentar la desigualdad. Queremos contribuir a que esa sociedad civil sea más influyente en la lucha contra la corrupción e impunidad, en la definición de políticas y programas —que sabemos que pueden reducir la desigualdad— y en frenar los abusos de poder. 

Queremos que las personas que viven en poblaciones marginadas puedan apropiarse de su propio desarrollo y exijan a las autoridades que hagan su trabajo. También queremos que la enorme vitalidad que hay en los países de la región se conecte para lograr erradicar la injusticia con mayor rapidez. Y queremos que la discusión sobre esta lucha contra la desigualdad esté en la mente de quienes toman decisiones y quienes aportan ideas al cambio. 

Apostamos por las nuevas generaciones de jóvenes, que se indignan y movilizan en toda la región, ante la corrupción e impunidad que roba su futuro y ante la expansión de un extractivismo económico -de la naturaleza y fuerza laboral-, que concentra la riqueza y afecta los derechos humanos y los bienes comunes. Mejor comunicados e interconectados, su fuerza política ofrece el potencial de un cambio más positivo. 

Nuestro compromiso es asegurar que las personas tengan acceso a sus derechos ¡no nos detendremos hasta que cada persona en el planeta disfrute de una vida sin pobreza!

La región tiene 14 de los 25 países en el mundo con mayores niveles de feminicidios. Apoyamos movimientos de mujeres que son clave para enfrentar esta grave situación. ...

Lucas Aldana vive junto a sus 5 hijos y su esposa en la comunidad de Caparrosa, Guatemala.

Nuestro sistema económico no funciona. Trabajamos para acabar con la pobreza de forma estructural enfrentando la desigualdad....

América Latina y el Caribe es la segunda región con mayor riesgo de desastres en el mundo. En Oxfam incrementamos las capacidades de resiliencia....

Clenda Marisol Ramírez Pérez junto a su parcela de maíz.

América Latina y el Caribe es la región donde más rápido aumenta la inseguridad alimentaria. Trabajamos con organizaciones y gobiernos locales para combatirla. ...

Joana Hernández Ramírez recoge agua. Ella vive en una de las zonas más secas de Guatemala.

El agua es fundamental en nuestro trabajo. Aseguramos el acceso a ella para que las personas mejoren sus ingresos, reduzcan su vulnerabilidad ante los desastres y defiendan sus derechos....