Guatemala

María Julia Pérez muestra el jardín que plantó con la ayuda de Oxfam para combatir la inseguridad alimentaria.

Guatemala es un país altamente rico en cultura y recursos naturales, lo que le aporta una diversidad y belleza que le ha otorgado el nombre de “El país de la Eterna Primavera”. Sin embargo, la eterna primavera también tiene otra cara, la otra cara del paraíso, esa que muestra un país desigual con indicadores que se traducen en la vulneración de la dignidad y la violación de los derechos más básicos, como el de la alimentación, por ejemplo.

La desnutrición crónica es uno de los principales flagelos que enfrente el país, ya que afecta aproximadamente a un millón y medio de niñas y niños menores de cinco años, es decir el 47% de todos los niños y niñas del país. Esta situación se agudiza por el impacto recurrente de desastres y sequías sin que existan medidas de cambio estructural que contribuyan a prevenir y mitigar los impactos de cada época invernal, en las comunidades más vulnerables.

Estos y otros flagelos afectan las condiciones de vida de millones de personas, en un sistema donde prevalece la corrupción y la captura del Estado. Ser niña y mujer indígena, en este contexto, es sumamente difícil, ya que se traduce en la falta de acceso a la producción, la justicia, participación política y a la tierra, para garantizar sus derechos y tener una voz. Es por esto que los derechos de las mujeres están al centro de nuestro trabajo. 

Oxfam en Guatemala

Oxfam está en Guatemala hace más de 40 años y desde su llegada ha promovido el desarrollo de un país con mayor justicia social e igualdad. En 2017 pusimos en marcha el Programa Único de Ciudadanía Activa contra las Desigualdades, una apuesta a 2021 que sintetiza nuestro compromiso y dirige los esfuerzos y recursos para alcanzar un país con menores desigualdades socioeconómicas, políticas, étnicas y de género, a través del ejercicio de derechos individuales y colectivos de la ciudadanía activa de mujeres, jóvenes y pueblos indígenas. Así se coloca al centro, la acción de fortalecimiento de los derechos humanos de estos grupos como sujetos políticos priorizados, planteando la reducción de la desigualdad desde su propio empoderamiento.

El programa de ciudadanía gira sobre cinco ejes: Justicia de Género; Respuesta Humanitaria y Resiliencia; Economías Inclusivas, Gestión de Recursos Naturales, Influencia y Pueblos Indígenas. Actualmente, Oxfam en Guatemala, acompaña y trabaja en alianza con 43 organizaciones socias, en todo el país, con quienes desarrollamos proyectos, alcanzando así a 100 mil personas de forma directa. Los derechos de las mujeres están al centro de nuestro trabajo, por lo que el 52% de estas personas son mujeres y niñas.  

Justicia de Género

Reducción de las desigualdades de género 

Con el objetivo de contribuir a que cada día más mujeres indígenas y rurales, principalmente jóvenes, se empoderen y ejerzan sus derechos libres de violencia, desde Oxfam apoyamos a las organizaciones de mujeres indígenas y feministas en el impulso de la agenda de restitución de derechos. Nuestro aporte al cambio de imaginarios, actitudes y creencias, que determinan las relaciones de poder, se realiza mediante el apoyo a campañas, la apuesta por la movilización comunitaria alrededor de la violencia contra las mujeres y el desarrollo de programas educativos incluyendo la educación integral en sexualidad.

Apuestas para la Justicia de Género

• Prevención, atención y sanción de Violencia Contra las Mujeres y Niñas (VCMN).

• Capacitación y sensibilización sobre Derechos Sexuales y Reproductivos (DSR).

• Educación para mujeres y jóvenes para su participación política.

• Influencia en imaginarios sociales sobre la VCMN y en instancias públicas de prevención de la VCMN.

Respuesta Humanitaria y Resiliencia

Reducción de desigualdades socioeconómicas 

Guatemala ocupa los primeros puestos de la región, y del mundo, en riesgo climático e inseguridad alimentaria. La desigualdad económica extrema en Guatemala está ocasionando que las poblaciones más vulnerables concentren de una manera desproporcionada el impacto de los desastres. En Guatemala Oxfam contribuye al fortalecimiento de los sistemas productivos para consumo familiar, a través de la incorporación de buenas prácticas agrícolas y sistemas forestales, al tiempo que enfoca la respuesta humanitaria en facilitar acceso a alimentos para las familias que se encuentran en riesgo de inseguridad alimentaria severa. Apoyamos el fortalecimiento de capacidades de lideresas en la reducción de desastres y la construcción de resiliencia.

Apuestas para la Respuesta Humanitaria y Resiliencia

• Preparación, prevención y protección frente a desastres y el cambio climático.

• Resiliencia en los medios de vida y de las comunidades frente a los desastres y el cambio climático. 

• Capacitación y establecimiento de sistemas alimentarios sostenibles.

Economías Inclusivas y Gestión de Recursos Naturales

Reducción de desigualdades económicas y étnicas 

Oxfam en Guatemala acompaña los esfuerzos y alienta la apuesta de los pueblos indígenas, mujeres y jóvenes de ejercer su ciudadanía activa para la promoción y exigibilidad de un modelo económico más equitativo, incluyente y sostenible. Por eso promovemos su empoderamiento económico para garantizar la seguridad alimentaria y la generación de ingresos, al tiempo que apoyamos el papel clave de estas poblaciones en la defensa del acceso, uso y control de la tierra y los recursos naturales con equidad de género y pleno respeto a las formas propias y cosmovisiones de las comunidades rurales e indígenas.

Apuestas para las Economías Inclusivas y Gestión de Recursos Naturales

• Participación activa de mujeres y jóvenes en la dinamización de mercados locales y campesinos. 

• Uso, acceso y control de la tierra y el territorio por parte de mujeres rurales y de pueblos originarios.

• Defensa de Derechos Humanos.

• Influencia para reducir impactos de industrias extractivas y para el reconocimiento de derechos económicos de las mujeres.

Trabajo en Influencia

Reducción de desigualdades políticas

Oxfam apuesta a la influencia como medio para generar las transformaciones que nos permitan construir un mundo donde las personas convivan de forma equitativa y libre de la injusticia de la pobreza y de la desigualdad extrema, en un planeta con recursos naturales suficientes para satisfacer sus necesidades. Promovemos acciones de influencia en redes a nivel local, nacional e internacional para generar en Guatemala el debate, la reflexión y el análisis sobre la desigualdad. En este sentido, formamos parte de la iniciativa Paraíso Desigual, una plataforma plural que aspira a convertirse en un espacio clave para inspirar propuestas y acciones ciudadanas enfocadas a reducir los profundos niveles de desigualdad que condicionan el desarrollo humano del país

Apuestas para Influencia

• Sensibilización sobre las desigualdades y capacitación en auditoria social, justicia fiscal y desigualdad.  

• Influir en cumplimiento de DDHH por parte de industrias extractivas, especialmente por parte de empresas mineras y palmeras. 

• Incidencia sobre políticas que reducen la desigualdad.

Pueblos Indígenas 

Hacia la eliminación del racismo y la reducción de desigualdades económicas

En Guatemala el racismo ha sido un mecanismo efectivo en la reproducción y profundización de las desigualdades sociales. Nuestro trabajo está dirigido a  contribuir con  el ejercicio de derechos individuales y colectivos de los Pueblos Indígenas de acuerdo a los estándares internacionales y a lo establecido en la legislación nacional y las políticas públicas relacionadas. 

Apuestas de trabajo con Pueblos Indígenas

• Transformar y desarrollar marcos legales e institucionales que fortalezcan el ejercicio de derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas.

• Fortalecer el acceso a la justicia, tanto en el sistema jurídico ordinario, como en el sistema de pueblos indígenas.

• Fortalecer la participación de mujeres y jóvenes indígenas en los espacios de toma de decisiones.

• Apoyar procesos productivos con jóvenes y mujeres indígenas, para contribuir al fomento de un desarrollo económico incluyente.